Investigación y Conservación

Para la Fundación Moisés Bertoni, la conservación de los recursos naturales no puede estar disociada del concepto más amplio del desarrollo territorial, por lo cual buscamos constantemente la creación de valor ambiental, social y económico en los territorios en donde operamos.

En términos de los trabajos de conservación, tenemos un compromiso a perpetuidad con la sociedad paraguaya y global de mantener la integridad de las 64.405,7 hectáreas de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, el último bloque de bosque continuo intacto de ese tamaño que permanece inalterable en la región oriental del país y que pertenece al amenazado ecosistema del Bosque Atlántico Interior.

La Fundación también es propietaria de la Reserva Natural Privada Tapytá, de 4.736 hectáreas y que se encuentra ubicada en el sur del país, también perteneciente al Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA).

La Gerencia de Investigación y Conservación se crea con la finalidad de aportar en diversos campos del conocimiento, datos e información que permitan llevar a la Fundación a tomar decisiones basadas en el conocimiento. Para ello, contamos con un equipo de profesionales altamente capacitados en zoología, botánica, sistemas de información geográfica, diseño, planificación y manejo de áreas protegidas, entre otras. La gran experiencia de este equipo humano asegura la calidad de la información generada y las recomendaciones o decisiones tomadas respecto a la conservación de los recursos naturales.

Un trabajo profesional de Manejo de las Reservas, que incluye actividades de patrullaje, monitoreo e investigación científica constante, nos permite profundizar sistemáticamente el conocimiento de estas importantes áreas protegidas. En términos sociales y económicos, nuestro trabajo se extiende más allá de los límites de las Reservas, vinculándose activamente con los habitantes del área de influencia de manera a proponer un modelo de desarrollo integral e inclusivo en todo el territorio. La denominación recibida por parte de la UNESCO como “Reserva de Biósfera del Bosque Mbaracayú” para la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú y su área circundante, la primera Reserva de Biósfera del país, nos permite utilizar dicho marco conceptual para las acciones en el territorio, buscando siempre el delicado equilibrio entre la creación de valor ambiental, social y económico.