30 años de la Reserva Mbaracayú

Este domingo 27 de junio se cumplen 30 años de creación de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, ubicada en el departamento de Canindeyú.

En 1991, la Reserva fue creada por Ley de la Nación N° 112/91, convirtiéndose así en la primera reserva privada del Paraguay. Actualmente, con sus 64.405 hectáreas, constituye uno de los últimos grandes remanentes de bosque de la Región Oriental del Paraguay.

La Reserva es administrada por la Fundación Moisés Bertoni (FMB), que asumió el compromiso, ratificado en la ley, de conservarla a perpetuidad. Para su conservación, la Fundación ejecuta sus acciones enmarcadas en lo que se denomina una triple línea de resultados que integra: valor ambiental, valor social y valor económico.

La Reserva Mbaracayú cuenta con un equipo conformado por 21 guardaparques, quienes realizan trabajos de patrullaje de monitoreo para la identificación de actividades ilegales, mantenimiento de los caminos de acceso y caminos internos, mantenimiento de puentes e infraestructuras, acompañan a visitantes, entre otras tareas de coordinación con otras áreas de trabajo de la Fundación.

Conservación de la biodiversidad

En Paraguay, la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú es el sitio que conserva el mayor número de especies amenazadas. Mediante monitoreos con cámaras trampa, registros recientes evidencian la existencia y reproducción de ejemplares de jaguareté. La existencia del jaguar (Panthera onca) es de gran relevancia, ya que es una especie emblemática en América, con presencia en 18 países, según la Lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), es de “Casi Amenazado”, sin embargo, en varios países ya se le considera en un nivel mayor de riesgo. La reducción de su hábitat es la principal amenaza, pero en los últimos años, el tráfico de sus partes hacia países asiáticos es otro de los peligros que debe enfrentar la especie.

Actualmente, se lleva a cabo un estudio poblacional de los individuos y sus presas en el área de la Reserva Natural Mbaracayú, y su posible conectividad con la Reserva Privada Morombi.

Además, la Reserva es hábitat de diversas comunidades naturales que incluyen plantas y animales: 1.269 especies de plantas, entre pteridófitas (helechos) y fanerógamas (plantas superiores), 93 especies de mamíferos, 440 especies de aves (62 especies endémicas del Bosque Atlántico del Alto Paraná – BAAPA), 27 especies de anfibios, 35 de reptiles, 1.145 de insectos y 64 de peces.

Según la clasificación ecorregional propuesta por el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES) en el 2015, la Reserva Mbaracayú se localiza en un área de transición entre las ecorregiones del Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA) y del Cerrado.

Centro Educativo Mbaracayú

En medio de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú también funciona un colegio exclusivo para mujeres, que nace con el objetivo de promover la transformación de las jóvenes, en su mayoría de zonas rurales, en líderes de sus comunidades y poderosas agentes del desarrollo sostenible.

El Colegio Mbaracayú cuenta con el reconocimiento del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) y ofrece un bachillerato técnico en ciencias ambientales con énfasis en turismo y hasta la fecha se han graduado 342 alumnas.

Mbaracayú Lodge

Mbaracayú Lodge se trata de un hotel que se encuentra ubicado también dentro de la Reserva Mbaracayú y busca desarrollar un modelo de turismo sostenible a través de un área denominada “Empresas sociales”, la misma consiste en que todo lo recaudado en el lodge, va destinado al sostenimiento del Colegio Mbaracayú y el mantenimiento de la Reserva.

A su vez, también funciona como un espacio de capacitación y formación laboral para las alumnas del colegio, quienes tienen una participación activa en actividades de hotelería e interactuando con los turistas o visitantes.

El hotel ofrece alojamiento en cómodas habitaciones climatizadas que pueden ser singles, dobles, triples o cuádruples.

Además, cuenta con actividades turísticas como senderismo, paseos en canoa, visita al Salto Karapá, observación de aves y huellas de animales silvestres.

Historia

En 1987, profesionales del Centro de Datos para la Conservación (CDC) y del Museo Nacional de Historia Natural del Paraguay (MNHNP), ambas por entonces dependencias del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), en conjunto con científicos extranjeros, la organización The Nature Conservancy (TNC), organización conservacionista de Estados Unidos de América, y el Missouri Botanical Garden (USA), completaron una serie de estudios de campo en el bosque al cual denominaron “Mbaracayú”(en honor a la cordillera).

En el citado estudio determinaron la importancia biológica del área y la necesidad de convertir la propiedad en un área silvestre protegida. Fue elaborado un documento denominado “Justificación Técnica para la incorporación de 60.000 hectáreas de tierra en el Departamento de Canindeyú, al Sistema de Áreas Manejadas del Paraguay” (inédito).

Ese mismo año, durante la Reunión Anual de TNC en Snowbird, Utah, el entonces director del Centro de Datos para la Conservación, Ing. Raul Gauto, presentó a TNC la idea de la Reserva Mbaracayú como una oportunidad para la conservación de recursos naturales en Paraguay. La División Latinoamericana de TNC decidió desarrollar acciones, a instancia del Cuerpo de Gobernadores, para la conservación de esa área, y designaron al Sr. Alan Randall para trabajar con Raul Gauto en esa tarea.

Firma del convenio que crea la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú entre The Nature Conservancy (TNC), la Fundación Moisés Bertoni, la Fundación Mbaracayú, el Gobierno Paraguayo y las Naciones Unidas. En la foto, John Sawhill, Presidente de TNC, ratifica el acuerdo.

Al año siguiente, en enero de 1988 se firmó el Acta de Constitución de la Fundación Moisés Bertoni para la Conservación de la Naturaleza (FMB), creada con el objetivo de contribuir a la conservación y el desarrollo sostenible de los recursos naturales del país, entre los que se encontraba Mbaracayú y otros importantes ecosistemas y reservas. La primera asamblea de la organización eligió a Raul Gauto para ocupar el cargo de director ejecutivo de la FMB, quien ejerció como tal hasta el año 1998, cuando asume la Ing. Nancy Cardozo quien ejerció hasta el año 2006, y a partir de entonces el Lic. Yan Speranza ejerce la dirección institucional.