ESTE LUNES PROSIGUIÓ EL JUICIO DEL CASO DE ASESINATO A GUARDAPARQUES

Este lunes 20 de septiembre en el Palacio de Justicia de la circunscripción de Caazapá, se prosiguió con el juicio oral y público a los acusados de atacar y asesinar a Artemio Villalba (51) y Rumildo Toledo (36), guardaparques de la Reserva Natural Tapytá, en agosto de 2018.

Luego de tres años del ataque, el juicio inició el pasado 9 de setiembre. Este miércoles 15 se realizó la segunda jornada y este lunes 20 se reanudó el juicio con la declaración de los testigos. Su continuidad quedó fijada por el tribunal para el próximo jueves 23 de setiembre.

Los acusados en la causa por Homicidio Doloso son: Hugo Andrés González Sosa y los hermanos Robert, Braulio y Arnaldo Ramón Alcaraz González.

El tribunal es presidido por el Abog. Enrique Furler e integrado por los demás miembros: Abog. Carlos Antonio López y Abog. Mario Cesar Miranda, en tanto que la strepresentación del Ministerio Público está a cargo del fiscal César Martínez y de Federico Delfino como fiscal coadyuvante.

Declaraciones de testigos

Durante el tercer día de juicio, prosiguió la declaración de varios testigos.

Según Daniel Paiva, abogado representante de las famillas de las víctimas, los mismos aportaron elementos importantes para esclarecer el caso.

En este sentido, Paiva señaló que la señorita Fabiola Espínola Rojas, reconfirmó en su declaración que dos vehículos estuvieron estacionados en la propiedad de sus padres Máxima Rojas y Fabio Espínola. Estos últimos declararon el pasado 15 de septiembre y alegaron que Daniel González (quien permanece prófugo) llamó a solicitar autorización para dejar los vehículos en su casa antes de dirigirse hacia la Reserva Tapytá. Todos coincidieron en que llevaron dos vehículos, un auto de color rojo y una camioneta tipo furgón de color plateado, los mismos quedaron estacionados en el patio de la familia Espínola mientras sus ocupantes se dirigieron hacia el lugar del crimen portando armas largas y acompañados por dos perros.

Además, declararon otros testigos como la viuda de Rumildo Toledo, Rossana Rojas, y su padre, Nicolas Toledo. También declaró el señor César Domínguez, empleado de Desarrollos Madereros S.A., quien relató cómo trasladó a Artemio Villalba hasta Urgencias de San Juan Nepomuceno, en la carrocería de una camioneta.Juicio proseguirá el jueves 23 de setiembre

El Tribunal fijó la prosecución del juicio para el próximo jueves 23 de setiembre a las 10 horas, para continuar con la declaración de otros testigos puestos por la defensa, los peritajes de cruces de llamadas y la verificación de las pruebas documentadas.

El caso

En agosto de 2018, Rumildo Toledo y Artemio Villalba se encontraban realizando su tarea de patrullaje en la Reserva Tapytá hasta que fueron emboscados por sus asesinos, quienes dispararon directamente a la altura de la cabeza. Toledo falleció en el acto y Villalba 14 días después de estar internado en terapia intensiva.

Posteriormente, en el mes de septiembre de 2018 el Ministerio Público imputó a Braulio Alcaraz González, Robert Alcaraz González, Hugo Andrés González Sosa, Arnaldo Ramón Alcaraz González y Daniel González Britos (este último continúa prófugo).

Los imputados permanecieron prófugos de la justicia por casi dos años y medio años, lo que generó la indignación de familiares, amigos de las víctimas y de toda la comunidad preocupada por los recursos naturales, por lo cual se realizaron varias manifestaciones frente a la Gobernación de Caazapá para exigir resultados por parte de la justicia y reclamar la falta de aprehensión de los involucrados, pese a que los mismos se encontraban por la zona, según información de los pobladores.

El 4 de marzo de 2020 fueron detenidos los hermanos Robert, Braulio y Arnaldo Ramón Alcaraz González. Posteriormente, el 11 de agosto del mismo año, se presentó ante la justicia Hugo Andrés González Sosa, quien solicitó prisión domiciliaria, la cual fue denegada y fue remitido a la Penitenciaría Regional de San Pedro y luego fue trasladado a la Penitenciaría Regional de Villarrica, donde continúa cumpliendo prisión preventiva.

Actualmente, la representación del Ministerio Público en la causa está a cargo del fiscal César Martínez y Federico Delfino actúa como fiscal coadyuvante.

Varios fiscales han sido apartados de la causa previamente. La investigación inicialmente estuvo a cargo de la Agente Fiscal Abg. Gladys Jiménez, quien posteriormente fue apartada. Luego fue designada la Abg. Karina Escurra, quien también fue apartada del cargo. Seguidamente se designó al Abg. Carlos Mercado junto al fiscal coadyuvante al Abg. Federico Delfino. Este último permanece a cargo pero Mercado fue apartado por recusación de la defensa de los familiares de las víctimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *