Un año sin justicia para los guardaparques asesinados

  • Este domingo 18 de agosto se cumple un año del asesinato de Rumildo Toledo y Artemio Villalba, guardaparques de la Reserva Tapytá
  • No se registran avances en la investigación, pese a que la fiscalía imputó a 5 personas que continúan prófugas.
  • Se aguarda que la Cámara de Diputados trate  el proyecto de ley que otorga mayores garantías a la labor de los guardaparques en el país

Este domingo 18 de agosto se cumple un año del asesinato de Rumildo Toledo (36) y Artemio Villalba (51), guardaparques de la Reserva Natural Privada Tapytá, administrada por la Fundación Moisés Bertoni.

El lamentable hecho ocurrió cuando ambos se encontraban realizando su tarea de patrullaje y supuestos cazadores furtivos efectuaron disparos que acabaron con la vida de Rumildo, quien murió al instante y Artemio, quien falleció el 31 de agosto, tras permanecer catorce días internado en terapia intensiva.

El 5 de septiembre de 2018, el Ministerio Público imputó por homicidio doloso a Braulio Alcaraz González, Robert Alcaraz González, Hugo Andrés González Sosa, Arnaldo Ramón Alcaraz González y Daniel González Britos, hasta la fecha no existe ningún aprehendido. En principio la investigación estuvo a cargo de la agente fiscal de San Juan Nepomuceno Gladys Giménez, quien fue apartada del caso tras cuestionamientos realizados por familiares, amigos  y compañeros de las víctimas, luego estuvo a cargo de la agente fiscal de San Juan Nepomuceno Karina Escurra y actualmente el encargado es el abogado Carlos Mercado.

Familiares reclaman justicia

Paciana González, madre de Rumildo Toledo, expresó la falta de claridad por parte de los investigadores y el gobernador de Caazapá. “Ha’e kuera oi implicado”, disparó.

Rosana Rojas, esposa de Rumildo Toledo, también habló y solicitó justicia. Pide además que la investigación se lleve a cabo con investigadores de Asunción, ya que según explicó, en Caazapá no se procede correctamente.

Esmelda Brítez, esposa de Artemio Villalba, expresó su dolor e indignación señalando que nadie hizo nada por obtener resultados en la aprehensión de los imputados. “Un añope che hetaitereí asufrí”, lamentó.

Por su parte, Yan Speranza, director de la Fundación Moisés Bertoni, declaró que no es sólo una afrenta a la Fundación, sino a todo el sistema de áreas protegidas en Paraguay, es el hecho en sí de querer proteger los recursos naturales. “Ellos (Rumildo y Artemio) estaban trabajando en la protección de una Reserva Natural Privada a perpetuidad, que es un patrimonio de todos los paraguayos y por qué no, del mundo”, puntualizó. También dejó claro que lo que se exige es la captura de los responsables y que aún existe una deuda como sociedad paraguaya y con los familiares de los guardaparques asesinados.

Proyecto de ley

Se aguarda que la Cámara de Diputados de  tratamiento al proyecto de ley que otorga mayores garantías a la labor de los guardaparques. En jueves 4 de julio, la Cámara de Senadores ya aprobó por unanimidad la modificación de los artículos 41, 42, 43, 44 y 45 de la Ley Nº 352/94 de Áreas Silvestres protegidas. Dichas modificaciones buscan mejorar las condiciones laborales de los guardaparques, tanto públicos como privados del país.